Una pausa…de vacaciones en Alemania

castillito.JPGYa han pasado un par de semanas en que no he actualizado mi blog y la razón es porque un ciberactivista también necesita descansar 🙂

Si el año pasado el lugar elegido el norte del país, en esta oportunidad las estrellas se alinearon de tal forma que el destino de mis vacaciones fue salir del país y el destino Alemania.

Así, por casi un mes (desde el 2 de febrero hasta el 27 de febrero), estoy y estaré en este país del viejo continente, disfrutando de los paisajes, de las bondades de su productos y de la belleza de sus mujeres. Aunque lo negativo es que aca es invierno y todos los días hay solo un par de grados de temperatura, ha nevado bastante y hay oportunidades en que estamos bajo cero. Una realidad completamente distinta a la que me han dicho que sucede en Viña del Mar o Santiago, donde se dan las temperaturas más elevadas del año. Sin embargo lo que se ve, recorre y fotografío en las ciudades alemanas ha valido la pena, el sufrir un poco de frío.

Debo reconocer que no hablo una palabra en alemán y mi inglés es medio-bajo, pero de igual forma me las he arreglado, principalmente porque casi siempre estoy acompañado por una preciosa alemana llamada Tamara a quien conocí cuando ella vino a Chile. Pero tengo el desafío autoimpuesto de viajar a Berlín unos días solos y sobrevivir a base de gestos.

Mi primera intención fue viajar por Europa, pensando en la proximidad de los países, casi nula existencia de aduanas y fronteras (en la comunidad europea), pero el valor de los pasajes en tren (chuta que son caros) y privilegiar calidad que cantidad hicieron que trazara una ruta solo en este país. Así, mis destinos ya conocidos abarcan ciudades con gran cantidad de historia como Frankfort, Hannover (la municipalidad es un palacio), Hildesheim (donde vive Tamara), Gottingen, Nordstemmen (donde hay un castillo de esos de los cuentos), Cuxhaven (puerto del mar del norte), entre otros. Próximamente estaré en Colonia, Gaslar, Bamberg y más.

Este viaje, además de servir para relajarme, me da la oportunidad de ver otra cultura y se nota la diferencia que existe entre chilenos y alemanes. En muchos detalles, como en aspecto ecológico (separación de basura según tipo), seguridad ciudadana (tiendas sin barrotes y con productos en la calles sin vigilancia), en la responsabilidad de pagar (en bombas de bencinas primero cargas combustible y luego entras a la tienda a pagar), en la exactitud del horario (si un boleto de tren dice 11.32, el tren llega y parte a las 11.32… no 11.35 o 11.40) etc. Es muy distinto saber las diferencias en forma teóricas (porque lo he leído o me han contado), que vivirlas y sentirlas.

Sigo disfrutando de todo el ambiente y espero volver con energías renovadas para seguir potenciando los temas que pueden hacer del país un lugar mejor.

Chiis!!

¿Disfrutaste esta entrada? Por qué no dejas un comentario abajo y continúas la conversación, o te suscribes a mi feed y obtienes artículos como este enviados a tu lector de feeds.

Comentarios

jejejej, no te puedes desconectar!!!! jajajaaja
bueno eri un ñoñi trabajador y hasta tus vacas tiene q trabajar 🙂

sigue pasandolo bien

tata

jejejej, no te puedes desconectar!!!! jajajaaja
bueno eri un ñoñi trabajador y hasta tus vacas tiene q trabajar 🙂

sigue pasandolo bien

tata

descansa, un abrazo y disfruta de esa fantastica cultura

descansa, un abrazo y disfruta de esa fantastica cultura

Disculpa,el formulario de comentarios esta cerrado en estos momentos.