Caso mapa de transgénicos en Chile. El valor de la transparencia de la información pública

mapa transgenicos en chile

No existe duda respecto al valor de la transparencia de la información pública, sin embargo a veces vemos casos en que la información es negada por la autoridad y deben intervenir diversos organismos, como es principalmente el Consejo para la Transparencia para garantizar su acceso, lo que resulta vital para su conocimiento público, con los beneficios que de ello provengan.

Un ejemplo bastante importante a considerar, se dio en el caso de cultivos de transgénicos en el país. Así, saber la localización de cultivos agrícolas relacionados con transgénicos no solo genera polémicas en Chile, sino también en el mundo y que dice relación con posibles efectos positivos o negativos de los mismos, sin embargo negar conocer la ubicación de los mismos fue lo que se analizó en la decisión del amparo deducido en ROL C59-09.

En este caso, parte el 20 de abril de 2009, cuando la apicultora María Rozas solicitó al SAG (Servicio Agrónomo y Ganadero), información respecto de dónde estaban los cultivos transgénicos y sus acopios de semillas, el nombre de sus propietarios y cuáles más estarían por llegar al país. Ella producía miel orgánica y necesitaba cerciorarse de que su producto no saliera al mercado con trazas de polen obtenido desde plantas genéticamente modificadas.

Tras la solicitud de información pública solicitada, el 18 de mayo de 2009, el SAG respondió que no podía entregar la información porque si lo hacía, podría afectar a terceros y además, les avisó a las productoras de transgénicos que se estaban realizando estas averiguaciones para consultarles si autorizaban a entregar dicha información o si se oponían a dicha solicitud.

En dicha fecha, de los 26 productores de transgénicos, sólo dos entregaron la información y 24 se opusieron, argumentando entre otras cosas, que de hacerlo pondrían en riesgo su derecho de propiedad, los empleos del sector, la confiabilidad del país para las inversiones extranjeras e incluso la seguridad de su personal e instalaciones, pues temían que se repitieran en Chile los mismos atentados y actos vandálicos que han sufrido en el extranjero los productores de transgénicos.

Con este fundamento, el 4 de junio de 2009, María Rozas acudió al Consejo para la Transparencia, el que falló exigiendo al SAG que entregara los antecedentes. Con posterioridad los productores de transgénicos recurrieron a la Corte de Apelaciones de Santiago, la que el 4 de enero de 2012 exigió al Consejo volver a analizar en el caso. Finalmente, quedó el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) quedó obligado a revelar dónde están ubicados los cultivos de transgénicos después de tres años de disputa con el Consejo para la Transparencia y entregó la información que María Rozas pedía.

Gracias a la Fundación ProAcceso, organización que busca el fin de derribar las barreras al acceso a la Información Pública, y consolidar el reconocimiento del derecho de acceso a la información como un derecho humano fundamental, tenemos la información entregada por el SAG tras la sentencia del Consejo para la Transparencia, la que corresponde a un archivo excel donde se detalla en forma poco gráfica los datos requeridos.

Gracias a esta información, y tras un trabajo de traspaso de la información a un mapa georeferenciado, una empresa,CSW Consultores Ambientales, logró desarrollar un mapa de cultivos y semilleros de transgénicos en el país, que se puede ver en línea acá.

Así esta información pública, que idealmente debería haber sido puesta a disposición por la autoridad en forma clara y legible por cualquiera, debió pasar varias etapas para quedar liberada con los beneficios de conocimiento que ello conlleva.

Esperamos que este tipo de iniciativas en que participen particulares, instituciones públicas, organizaciones de sociedad civil y empresas puedan seguir desarrollándose, fortaleciendo el acceso a información pública.

Generado en 1,742 segundos. 92 consultas a la Base de Datos. 0 consultas cacheadas. Memoria usada - 10.83MB