Reflexiones sobre la norma de televisión digital

tv_digital

La semana pasada gracias a mi trabajo tuve la oportunidad de conversar personalmente con el Embajador de Japón en Chile, Wataru Hayashi y el Viceministro japones para la Coordinación Política, Terasaki Akira en la cual se habló sobre la norma de Televisión Digital y específicamente de la norma japonesa.

En esta charla, que duró aproximadamente 1 hora conversamos sobre la necesidad de Chile de adoptar una norma de Televisión que sea acorde a la realidad nacional y no impuesta desde el extranjero, donde se reconociera la calidad técnica y funcional de la opción que el poder ejecutivo debe adoptar, pero donde nosotros como “consumidores” de TV podemos también opinar.

Ya antes había comentado sobre el tema de la norma, sin embargo creo que en este punto debemos reflexionar sobre 4 puntos fundamentales al momento de hablar de la Televisión Digital en Chile.

Los invito a leerlos y reflexionar sobre ellos:

1º Televisión Digital y Norma Digital

Un aspecto a considerar, y en la que naturalmente nos concentramos cuando hacemos referencia a la Televisión Digital es la adopción de la Norma a la cual Chile debería adherirse para desarrollar esta tecnología.

Personalmente antes de la reunión concertada ya tenía mi opinión respecto a que la norma de TV Digital que más se adecúa a la realidad nacional es la norma japonesa.

Debemos recordar que Japón, hace 5 años dio el inicio a esta norma de Televisión Digital Terrestre (ISDB-T), existiendo a diciembre de 2008 108 millones de receptores (estadísticas sacadas de http://www.jeita.or.jp/english ) y creado por un país conformado por un archipiélago conformado por regiones montañosas en el 70% de su territorio y lugares de difícil acceso.

Por lo mismo esta norma se destaca por su robustez contra adversidades naturales y artificiales, por permitir la señal a lugares muy lejanos y que, en caso de nuestro país, lograría funcionar sin problemas, consiguiendo que finalmente la televisión tenga una infraestructura pública, social y masiva sin problemas.

Eso sin dejar de lado, las especificaciones técnicas y de calidad que hacen posible transmisión tanto de HDTV (TV de Alta Definición) como SDTV (TV de Definición Estándar), consiguiendo que dentro de un limitado espectro radioeléctrico exista miulticasting y pluralidad comunicacional.

2º Rol y espacio de la Televisión Comunitaria

Otro aspecto que debemos considerar, sobre todo los parlamentarios que en este momento revisan el proyecto de ley denominado “Ley que permite la introducción de la televisión digital terrestre.” , es sobre la necesidad de CONSIDERAR e INCLUIR al rol y espacio de la Televisión comunitaria.

Y cuando hablo de Televisión Comunitaria, no me refiero a espacio para regiones (televisión regional), sino a diversos actores que por años no han podido estar presentes en la TV abierta (por financiamiento y congelación del espectro radioeléctrico). Así, tal como existen radios comunitarias funcionando (muchas al borde de la ilegalidad por no tener concesiones vigentes), también existen algunas estaciones de televisión locales y comunitarias (como es el caso de Canal 3 de la Victoria), que deben ser consideradas al momento de hablar de televisión digital.

Así, cuando hablamos de participación ciudadana, de contenido local, de espacio a nuevos contenidos, debemos incluir a estos actores que tienen características de ser personas jurídicas sin fines de lucro y que no buscan dar contenido comercial, sino más bien comunitario (por lo mismo deben diferenciarse de canales regionales o comunales donde pueden haber concesiones a entidades con fines de lucro, lo que trastocaría el concepto comunitario).

En países como Argentina existe un impuesto que se aplica a las grandes cadenas de TV para la sustentabilidad de los canales comunitarios y en España el Estado es el dueño de la infraestructura que entrega en comodato a estos canales menores. ¿Por qué en Chile se deben descuidar?

3º Contenido de Televisión y aplicaciones asociadas

Cuando hablamos de TV Digital al mismo tiempo instintivamente concebimos una gran cantidad de planilla programática donde podríamos encontrar pluralidad, diversidad y multiplicidad de contenidos. Es como tener la actual programación de TV análoga y multiplicarla.

Sin embargo, el hecho que pase de análoga a digital significa dar nuevas oportunidades para la generación de contenido, pero adicionalmente de APLICACIONES asociadas.

Es decir, surge la posibilidad de que con una norma de tv, por ejemplo, la japonesa, puedan multiplicarse los receptores disponibles. Ya no hablamos solo de Televisión, sino también de otros aparatos posibles que puedan recibir señal y contenido propio para ellos. Así, otros receptores se encuentran en reproductores de mp4, sintonizadores USB, grtabadores HDD, radios de bolsillo, videojuegos de mano, computadores personales, notebook, y actualmente es posible tenerlos en teléfonos celulares.

Es así como por ejemplo, la norma japonesa permite la recepción libre y gratuita de señal en dispositivos móviles y en movimiento, consolidando la función social de la TV abierta y entregando a cualquier ciudadano, sin costo alguno, un nuevo modo de ver la televisión para informarse o entretenerse donde quiera y cuando quiera. este servicio denominado “One Seg” ya está operativo en Japón y Brasil ya lo utiliza en 9 ciudades de dicho país.

Finalmente, una aplicación bastante interesante que conocí del estándar japonés , es que permite incluso implementar un mecanismo para encender automáticamente todos los receptores fijos y portátiles en modo Stand-by para que en caso de energencia proyecten avisos enviados por el gobierno, sobre todo en caso de desastres naturales  se requiera dar anuncios de connotación pública. Con esto, se lograría una verdadera herramienta social y pública.

4º Desarrollo Tecnológico del país.

Muchos países ya se encuentran en etapa de finalización respecto al paso de TV análoga a digital, como el caso de EEUU donde ya se produjo el apagón análogo. En los países más desarrollados la discusión sobre la norma no es tema, sino como se efectúa un desarrollo coherente e institucional de la mano de las tecnologías, específicamente con la norma de TV Digital.
Es así como Brasil, por ejemplo, que decidieron adoptar la norma japonesa, pero adecuándolo a su realidad, a producido como consecuencia un plus de generación de tecnología propia, fortaleciendo este sector más el de telecomunicaciones al exportar conocimientos a otros países. Esto conlleva a que el factor inteligencia asociado a tecnologías incremente las ganancias y fomentando el desarrollo del país en exportaciones por concepto de servicios, alejándolo de la dependencia de los recursos naturales.

Chile podría asumir esta oportunidad como necesaria para optar por una norma de televisión digital adecuada y asi fortalecer una Política Tecnológica coherente y de futuro para ser líderes en este ámbito y no “consumidores tecnológicos y de servicios” de terceros país.

Existe capacidad intelectual, de profesionales y recursos en nuestro país para esto.

Solo falta la llamada “voluntad política”.

Fuente foto: é triste viver de humor

¿Disfrutaste esta entrada? Por qué no dejas un comentario abajo y continúas la conversación, o te suscribes a mi feed y obtienes artículos como este enviados a tu lector de feeds.