Los telecentros Bachelet y apropiación social tecnológica

S7306216 [800x600] Uno de los desafíos profesionales que me impuse al aceptar trabajar en la división del Fondo de Desarrollo de las Telecomunicaciones (FDT) de la  Subsecretaría de Telecomunicaciones (SUBTEL), fue la de integrarme a un equipo de trabajo que ya estaba realizando un gran avance y aportar con una visión un tanto más ciudadana en cuanto a la implementación de las Políticas Públicas con respecto a la conectividad principalmente.

En este ámbito es donde ahora estamos trabajando a full para comenzar con el funcionamiento de los Telecentros del Quiero Mi Barrio que estarán en los barrios más vulnerables de todo Chile, dotando de un espacio ciudadano y buscando un elemento integrador, democratizador y de igualdad de los habitantes beneficiados, a través del uso de las tecnologías, buscando además un real plan de apropiación social de las tecnologías por parte de todos.

Estos telecentros que van a empezar a operar en forma próxima en todo el país, es un trabajo conjunto entre muchos actores. Tenemos por un lado al Ministerio de Vivienda y Urbanismo (encargado de la construcción de los telecentros), de la SUBTEL (encargados de conectividad y pago de servicios asociados), CVD (Consejo Vecinal de Desarrollo, es decir, los vecinos de los barrios beneficiados) y las respectivas Municipalidades, entre otros.

Justamente, en esta instancia, es que las autoridades máximas de la SUBTEL definirán próximamente, entre otras cosas, la tecnología específica que usarán los telecentros (léase software que operarán los computadores).

Dentro de la dinámica de asesorías recibidas y considerando sobre todo el rol activo que hemos tenido los integrantes del equipo encargado a nivel nacional de los telecentros, es que hemos propuesto y abierta las puertas para el software libre sea una opción válida y real al momento de optar por los sistemas operativos (y programa de monitoreo que está asociado).

Lo consideramos así, justamente porque cerrarnos a una opción de software propietario involucra un costo adicional a considerar (como es caso de pago de licencias de sistema operativo, de suite de oficinas, antivirus, etc), pero además por tema de determinismo tecnológico (no es lo mismo por ejemplo aprender a usar un procesador de textos que usar word) y podría no generarse las metas propuestas para un tema de sustentabilidad en cuanto al tiempo y en cuanto a la apropiación social que se busca.

Sin embargo, justamente para que el software libre sea una alternativa, es que se necesita no solo de existencia de uno u otro programa, sino también de empresas o instituciones que ofrezcan el soporte a esta tecnología.
Justamente el gran mito al que nos vimos enfrentados en un principio se dio a la inexistencia de estas organizaciones, lo que echaba por tierra nuestros deseos de generar alternativas.

Foto-0007 [1024x768] [800x600] Por lo mismo, se gestionó gracias al aviso de unos mensajes en lista de correos de profesionales que manejan tema linux y software libre, una pequeña convocatoria que se realizó el día de hoy 30 de julio, justamente para “testear” el ambiente y recopilar información sobre posibles actores que ofrecieran este soporte y responsabilidad en la implementación, considerando que hablamos de telecentros a nivel nacional.

Finalmente el resultado fue una numerosa reunión con un grupo de entidades que respondieron a este “llamado”, que estaban atentas a saber más del proyecto y manifestaban su interés en que un futuro próximo (si se licitaba tal necesidad de soporte y generación de un sistema de monitoreo), de requerir información y postular.

Con esto, se derribaba en parte el mito de la inexistencia de soporte técnico para el software libre y la imposibilidad de contar con actores interesados en realizar un trabajo de esta magnitud, considerando sobre todo que los telecentros durarán al menos 3 años.

Justamente la foto representa a las personas que formaban estas instituciones y organizaciones.

Seguiremos, por tanto, con el “imput” logrado con estas conversaciones, justificar aun más como posibilidad la incorporación del software libre como alternativa en planes de la Administración Pública, sin el miedo de pensar que el resultado no estará “asegurado” como lo que se tiende a creer con el uso de software propietario.

Será finalmente un trabajo conjunto entre Estado, empresa y sociedad civil.

¿Disfrutaste esta entrada? Por qué no dejas un comentario abajo y continúas la conversación, o te suscribes a mi feed y obtienes artículos como este enviados a tu lector de feeds.