Iglesias podrán participar en redes de radios comunitarias

Hace unos meses atrás, ingresó al senado para su discusión y votación el proyecto de ley (boletín 5406) que “crea los Servicios de Radiodifusión Comunitaria Ciudadana” y que es llamada Ley de Radios Comunitarias luego de haber sido aprobada por la Cámara de Diputados.

Actualmente, según datos de la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel), en nuestro país existen tres tipos de radios: Las de amplitud modulada (AM), que agrupan 175 emisoras; las de frecuencia modulada (FM), que agrupa 1.436 emisoras, y 381 son las radios comunitarias, denominadas “radios de mínima cobertura” (cuya potencia máxima es de 1 watt).

Con el actual proyecto se crea un régimen jurídico para las radios comunitarias sin fines de lucro (eliminando las radios de mínima cobertura) y amplía su actual cobertura territorial debido a que la potencia máxima se aumenta de 1 watt a 25 watts en las zonas urbanas y a 40 watts en las zonas apartadas o donde existen comunidades indígenas.

Para tal efecto se encuentra en la comisión de Transportes y Telecomunicaciones el proyecto, tal como lo habíamos señalado con anterioridad, pero se han incorporado diversas indicaciones al texto que, a juicio de los integrantes de dicha comisión y del gobierno (representado por el Subsecretario Pablo Bello), han mejorado y aclarado diversos puntos.

Es así como una de las indicaciones presentadas por el Presidente de la comisión, el senador Guido Girardi (y que fue aprobada por la comisión), fue la de Incorporar a las iglesias entre las organizaciones que pueden participar en las redes de radios comunitarias.

Esto, porque a juicio del senador Girardi:

“las iglesias son instituciones de derecho público y originalmente no estaban contempladas dentro del proyecto por eso decidimos que junto a otras organizaciones también puedan participar en estas redes comunitarias”.

Al mismo tiempo se rebajó de 15 a 10 años el plazo de las actuales concesiones y se les permite recaudar fondos a través de menciones publicitarias, es decir, sin avisos comerciales o propaganda grabada. Sin embargo se aprobó que no se permitirá publicidad electoral ni con fines políticos aún fuera de época de elecciones.

Actualmente se extendió el plazo hasta mediados de enero para formular nuevas indicaciones y tras una nueva revisión de las que se presenten, pasará a discusión en pleno del senado.

Fuente foto: www.periodismo.uchile.cl

¿Disfrutaste esta entrada? Por qué no dejas un comentario abajo y continúas la conversación, o te suscribes a mi feed y obtienes artículos como este enviados a tu lector de feeds.