El gran negocio de los datos personales en Chile

datos-personales La vulnerabilidad a la que estamos sometidos los chilenos en el uso y tratamiento de nuestros datos personales ya lo habíamos comentado hace 1 año atrás cuando se dio la noticia de la filtración de datos de 6 millones de compatriotas y que dio como resultado una investigación de fiscalía que no dio ningún resultado y la exhibición pública de  analfabetos digitales. ¿Pero respecto a cambios en la seguridad de nuestros datos personales? absolutamente nada.

Pero esta semana ha vuelto a ser tema por, lo que a mi juicio, han sido 3 circunstancias dignas de analizar y de sacar más de alguna conclusión. Para que sea más didáctico desarrollaremos el juego llamado ¿Cómo se llama la película”?:

Primer Acto:  Proyecto de ley de Información Comercial Positiva:

Este es un proyecto patrocinado por el Ejecutivo y presentado en la Cámara de Diputados que tiene varias aristas bastantes significativas.Estuve leyendo el texto y mi conclusión es que más que beneficios para las personas acarrearán una supervigilancia institucional sobre nuestra información comercial.

En palabras muy, muy simples, hoy existe un sistema (el más clarificador es DICOM), en la cual se ingresan las deudas morosas de las personas. Es decir, si contraigo una deuda y no la cancelo, caigo al boletín comercial. Con el proyecto se busca crear una nueva base de datos comerciales de los chilenos en donde se concentre las deudas positivas, es decir, aquellas deudas vigentes que aun no caen en insolvencia. Es decir, si compro un TV plasma de 42” en Falabella a 24 cuotas y estoy al día, no estoy en DICOM , pero si estaría registrada mi deuda en esta nueva base de datos creada (cumpliendose requisitos como autorización del dueño del dato para ser ingresado al sistema, pero si no quieres ingresar al sistema, no obtendrán los “beneficios” que se pueden lograr). Y quien gana? la banca chilena, porque ellos actualmente manejan al verificar antecedentes para créditos deudas no canceladas vía DICOM, pero no saben que tan endeudada está una persona en sus tarjetas de crédito, tarjetas de grandes tiendas, de supermercados, farmacias, etc. Ahora, con este sistema sabrán esto y muchos más gracias a esta ley. ¿Lindo no?

Y que nos dice la autoridad patrocinante?

“nuestro foco es que cada persona decida qué datos, sobre deuda al día quiere usar”, subsecretaria de Hacienda, María Olivia Recart.

Les prometo un post especial para analizar este proyecto, pero hay mas sorpresas “desagradables”

Segundo Acto:  Transferencia de datos personales de Isapres a Farmacias.

Este miércoles 27 de mayo, el senador Guido Girardi (que imagino que sabrán quien lo asesora ) , anunció la presentación de querellas criminales apoyando a Verónica Sánchez quien descubrió que su historial médico estaba en manos de una cadena de farmacias, información entregada por una ISapre. Este punto es más delicado no tanto solo por los actores que intervienen (Isapres y Farmacias) y el negocio inmoral e ilegal que existe entre ellas, sino que el tipo de datos personales que se maneja.

Así, la bendita ley 19.628 mal llamada “ley de protección de la vida privada” (porque solo regula la forma en que nuestros datos son tratados), distingue entre “datos personales” y “datos sensibles” siendo estos últimos, según art. 2 letra G de esta ley:

aquellos datos personales que se refieren a las características físicas o morales de las personas, tales como los hábitos personales, el origen racial, las ideologías y opiniones políticas, las creencias o convicciones religiosas, los estados de salud físicos o psíquicos y la vida sexual.

Y frente a este tipo de datos sensible la ley exige más requisitos porque el principio es que no pueden ser objeto de tratamiento los datos sensibles, excepto cuando la ley expresa lo autorice, exista consentimiento del titular o sean datos necesarios para la determinación u otorgamiento de beneficios de salud que correspondan solo a sus titulares (y no en términos generales).

Lamentablemente la ley establece procedimientos muy costosos (trámite, tiempo y costo pecuniario) a través del llamado Habeas Data, y es por esto que no se deben aceptar este tipo de prácticas que cada día se vuelven más normales.

Tercer acto:  Venta de datos personales vía Try Who.

Justamente cuando estaba participando de un seminario Euro-iberoamericano de datos personales de menores, en Cartagena de Indias, Colombia, supe vía twitter del revuelo que ha surgido tras la puesta en marcha del sitio trywho.com, una empresa que se define a si mismo como:

es un sitio web que permite buscar personas para adquirir información de estas y así conocerlas más al momento de relacionarnos con ellas.
Por medio de consultas en línea a fuentes públicas de Chile, podrás obtener información civil, comportamiento comercial, direcciones y teléfonos públicos, entre otra información pública disponible.
Con Who? podrás acceder a toda la información pública disponible desde un solo lugar.

Lo más chistoso de esta empresa es justamente que tiene la razón en cuanto a forma de proceder y que se ajusta a la ley al no ser (en principio) administradores de bases de datos, sino simples nexos de comunicación entre datos públicos de datos privados (suena un contrasentido), y los usuarios que quieren utilizar los datos, de la forma que quieran, total Try Who no se hace responsable de ello.

Sin embargo, mi duda es si es ético o moral sujetarse de resquicios legales ( ¿dónde está el respeto al principio de finalidad de los datos personales? ) y permitir que esta información fluya libremente a solo un click de distancia?
Y más encima lucrarse con nuestros datos cuando en países como EEUU las empresas que manejan datos y que son también “nexos”, pero compran los datos a los titulares existiendo lucro recíproco.

Mi duda es saber si la Gerente General de Trywho quisiera que yo solamente sepa que se llama Soledad Sotomayor García o le gustaría que dijera a [email protected]:
Nombre: Soledad Sotomayor García
Rut: 11.028.063-7
Fecha de Nacimiento: 20 de julio de 1965
Estado Civil: Casada
Hijos: 4 (3 mujeres y 1 hombre)
Ciudad de residencia actual: Santiago
Empresa que trabaja: Axonaxis (cuyo socio fundador es Hernán Orellana, Secretario General de la ACTI, ex Gerente de Microsoft)
Empresa en que trabajó: hasta el año 2000 en marketing de Microsoft.
(¿por qué diantes aparecen tantos funcionarios de esta empresa tras datos personales? ¿Serán repercusiones del acuerdo Microsoft/Gobierno de Chile donde quería vía acuerdo los datos del Registro Civil de los chilenos- y no vía compra como lo hacen ahora?)

No creerá que es mucho??? Total… los datos sacados son de fuente de acceso público 🙂
Toda esta información, por las dudas, la saqué de su facebook.

¿Y finalmente cual es el nombre de la película tras los 3 actos?

”EL GRAN NEGOCIO DE LOS DATOS PERSONALES EN CHILE.”

Esperemos que los parlamentarios (bien asesorados) puedan hacer que el show termine.

Generado en 3,146 segundos. 15 consultas a la Base de Datos. 31 consultas cacheadas. Memoria usada - 10.14MB